lunes, 18 de febrero de 2019

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

LogoIberica1

Guayaquil



La fuerza del silencio

P. Vidal Velasco Pérez

FOTOCuando el señor Cardenal Robert Sarah escribió este libro nos entusiasmaba a vivir la experiencia del silencio para captar mejor la Palabra, reconocía en el Hno. Vicente María de la Resurrección de 39 años de la Abadía de Lagrasse (Francia) que estaba muriendo lentamente, reconoció en él, un alma ardiente, un santo oculto, un gran hombre de Dios. 


Hoy día 20 de diciembre a la edad de 97 años falleció nuestro hermano fray Vidal Velasco Pérez, OCD quién desde muy joven vino de misionero al Ecuador y allí dejó su ser entero en la causa del Evangelio. A las 01H15 recibía la llamada de nuestro padre Superior manifestando el fallecimiento de nuestro hermano, luego hemos rezado la Comunidad actual el Oficio de difuntos en sufragio de su alma.

Su celda en la que vivió se ha convertido por el momento en capilla ardiente hasta que lo llevemos a la Iglesia en donde tanto tiempo nos prodigó su palabra en la Palabra, su cuidado minucioso para la celebración de la Eucaristía hasta el momento en que dejó de celebrar y me dijo: ¿y ahora qué quieres que haga? Tendrá una misión especial y sublime: orar por las vocaciones y efectivamente nos fue muy bien, actualmente tenemos una hermana carmelita descalza en Guaranda y otro hermano en Bogotá (hermanos carnales los dos). Y tantos nombres de buenos cristianos que aún persisten en el tiempo. 

La fuerza del silencio, como parte fundamental en las grandes piezas musicales, junto con los sonidos, nos dan una hermosa sinfonía existencial que resuena con vigor y al ritmo de la velocidad de Dios. Gracias por tanto y por la entrega total, sabio ejemplo de vida para nosotros peregrinos de la vida espiritual en búsqueda del sentido pleno y firme de Cristo en nuestras vidas. 

Descanse en paz querido hermano: os esperan los amigos Mons. Luna, Hermano José María Castañeda y aún peregrino Juan José Villaseca, amistad fuerte y radiante del esplendor del Niño Dios en nuestras vidas.

Los quiero mucho,

Edgar, ocd



Documentación: docsi yo te amo dulce Madre.avi

enviar por email Imprimir

Un sólo pensamiento del hombre vale más que todo el Universo. »