domingo, 22 de septiembre de 2019

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

LogoIberica1

Guayaquil



Conoce al PASTOR

en los umbrales de Joshua

FOTO"Antes de que nacieras ya te conocía y te consagré" son palabras llenas de calor y Luz que me permiten tocar una realidad delicadamente especial de los hermanos que Dios coloca en nuestro camino. He querido dejar pasar un tiempo para asentar mejor las ideas y los sentimientos, reposar mi corazón. El día de la partida de Mons. Gonzalo al HOGAR, a la Casa de donde salimos todos y debemos regresar algún momento. Aún así me quedé tan pensativo y sólo me venían recuerdos como una cáscada del Bien, de cómo el Señor actúa en todo su Ser y mucho más en los que le dejan y permiten ser uno con Él. ¿Ha estudiado Teología y tiene alguna titulación en Teología Espiritual? Siempre quise comprender mejor lo que sucede en la vida espiritual con tantas enseñanzas de nuestros santos carmelitas que te dejan "un no se qué", te inspiran hondamente. He tenido la oportunidad de conocer a Mons. Gonzalo de quien recibí la Ordenación sacerdotal y de Mons. Luis Alberto Luna que me consagró Diácono del Señor. Y en ellos se transmutaban los conocimientos teológicos en la propia carne, trabajaban por una Causa, no por un aplauso. Vivían para expresarse, no para impresionar. Competían contra sí mismos, no con nadie más. Amaba sus palabras teológicas, cargadas de fuego. Y vi algunas veces "Joshua" que tanto le gustaba a Mons. Gonzalo y con qué fuerza hablaba de la importancia de "no tener miedo al Amor"; una vez reconociendo esa verdad y superándola, el P. Tardone de Auburn, personaje de esa película pudo reconocer totalmente al Señor de la Vida: "recuérdales que los amó y morí por ellos. Nada ha cambiado!".

Alguna vez escribí acá también lo que viví un 6 de enero en Madrid con Mons. Gonzalo y Magdalena Blasser, luego de vivir con alegría el día de la "Epifanía del Señor" ir a la Iglesia de San José y quedarnos una hora completa para agradecer al Señor de la Vida por aquel día. No era común una vida llena de detalles: "nunca me gustó seguir en la rutina" decía Mons. Gonzalo, viviendo su fe con alegría, permitiendo a los jóvenes Hermanos a tener estudios y luego en la Misión capacitándolos para recibir la Ordenación sacerdotal. "Me siento contemplativo, me siento místico" decía en una de las últimas entrevistas realizadas en el Ecuador, usando las palabras de Segundo Galilea: "la Mística es un manantial de agua pura y permanente". "He hecho de la selva, mi convento". "La Mística la produce un encuentro con Dios y con el pueblo". ¡Qué suerte mejor me habría tocado" decía él. 
Si deseas progresar en la vida del Espíritu, no es suficiente sólo con pensar acerca de ello. El pensamiento es importante, es la semilla, pero tiene que haber determinación. Eso es lo que vi siempre en usted querido Mons. Gonzalo. Hace unos días escuché de una mujer muy especial, absorta en la vida de oración, orante de corazón que decía: "Le  decía a Dios si realmente escuchaba mis plegarias, y cerré mis ojos, y de pronto, sentí que alguien tocaba con sus dedos mi hombro derecho, con mucha suavidad, y después reaccioné... lo normal era ver quién me tocaba, pero no lo hice, y estaba sola en mi cuarto donde oro al Señor" Y luego, ya pudo aquella especial señora saber su respuesta. Eso lo veo en Mons. Gonzalo, y las intuiciones teológicas que lo llevaron siempre a ser misionero de ver en los más pobres, la presencia viva y real de la auténtica Teología Espiritual y su total desarrollo. Muchas gracias Señor de la Vida por darnos tanta Luz e inspirarnos, danos más Hermanos así para ver la vida no sólo conceptualmente sino como debe ser: existencialmente. Paz y bien!

Edgar, ocd



Documentación: doc12 El Pastor.mp3

enviar por email Imprimir

« Hno. José FELIZ DÍA DE TODOS LOS SANTOS CARMELITAS »