martes, 19 de noviembre de 2019

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

membrete


Ha llegado a su fin la experiencia de apostolado en Santiago de Compostela

Un saludo fraterno para todos los miembros de la Provincia en este día de Santa Teresa de Lisieux, que todos celebramos con tanto cariño. Hace unos días ha llegado a su fin la experiencia de apostolado en Santiago de Compostela, que  nos ha permitido vivir de cerca una faceta de nuestro ser carmelitas que ordinariamente no nos es posible. La presencia y la oración perseverante de los Hermanos ha sido una gracia para nosotras, lo mismo que el ser testigos de su gozo en el servicio eclesial de la misericordia, que tiene un campo tan especial en Santiago. Y aparte del bien que nosotras mismas recibimos, podemos también compartir los testimonios de otras personas que se han acercado hasta aquí.

Por ejemplo, hoy, día de Sta. Teresita, ha venido un peregrino buscando a algún carmelita para confesarse. Se había informado, y le dieron la dirección de la casita en que estuvieron los Padres estos meses. Al ver el monasterio se acercó a preguntar, quedando sorprendido de que ya no estén aquí. Por providencia, se encontraba con nosotras Mons. Gonzalo, que había venido para celebrar la Eucaristía esa tarde, y se ofreció  a responder a la petición del peregrino. Pero este pequeño episodio nos ha sido muy elocuente acerca del servicio prestado por los Hermanos aquí, y cómo ha sido apreciado y valorado por la gente. La persona que dio estas indicaciones al peregrino no fue ningún sacerdote de la Catedral ni nadie en esa línea, sino la dueña de un hotel de por aquí!!

Otro ejemplo es el testimonio que alguien dejó en nuestro torno estos días. Alguien casi anónimo, que se firma Juan, pero que no sabemos quién es, y que quiso expresar su agradecimiento por la gracia que ha sido esta experiencia.

A decir verdad, esta carta, aunque no lo diga expresamente, está también y primordialmente dirigida a los Hermanos que han hecho posible esta gracia, que  han expuesto el Santísimo, le acompañaban ellos mismos y con Él nos bendecían. Por eso, y una vez más, gracias y bendición del Señor a los que han sido mediación para tantas bendiciones.

Dice así:

 

     Queridas Carmelitas de Santiago:

Sólo unas líneas para agradecerles que tengan todas las tardes al Santísimo Sacramento expuesto en la iglesia. Es una delicia poder "disfrutar" de la presencia de Nuestro Señor Jesucristo, y así, escucharle, adorarle, hablarle...

Muchas tardes aquí he estado acompañando al Señor. Para estar más metido en oración he estado leyendo "Historia de un Alma" de Santa Teresa del Niño Jesús. ¡Qué delicia, verme como la pelotita con la que Jesús Niño juega a su antojo, igual que la Santa!

Me siento arropado por Cristo en esta iglesia, y también por sus oraciones y sacrificios. Sé que a quien a Jesús se arrima, no le falta. Sé que quien tiene su corazón en el Corazón de Cristo está a buen recaudo. Se que quien a Dios tiene nada le falta.

Sigo contando con sus oraciones,

Juan.

 

 



enviar por email Imprimir

« Caminando con la M. Mª Antonia, fundadora del Carmelo de Santiago Elección de Priora en el Monasterio de Caacupé-Paraguay »