sábado, 16 de octubre de 2021

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

gijon

Gijón



OCTUBRE MISIONERO

Primera Semana

 

         Qué feliz coincidencia: el mes de octubre se abre con la fiesta de Santa Teresita. No podría tener mejor pórtico de entrada el “Octubre Misionero”. Recordar a quien la Iglesia ha proclamado Patrona de las Misiones y poner todo el empuje misionero de este mes bajo su patronazgo, es una verdadera gracia de Dios.

         Sabemos que el día 21 celebraremos la Jornada Mundial de las Misiones en las comunidades cristianas del mundo entero, haciendo especial memoria de la labor misionera de la Iglesia. Pero esta Jornada, conocida como el día del DOMUND, es preparada y celebrada durante todo el mes de octubre. Por eso, durante el llamado “Octubre Misionero” se procura fomentar el espíritu misionero en los fieles, en particular, y en las comunidades cristianas, en general. Para ello, las cuatro semanas del mes se dedican a un aspecto concreto de la cooperación misionera: la oración, el ofrecimiento de la vida y del sacrificio, la colaboración económica y la promoción de la vocación misionera en el pueblo de Dios.

         Sabiendo que el Carmelo es "esencialmente misionero" acudimos a Santa Teresita para inspirar en ella esta semana de oración. Y elegimos la carta 135, escrita a su hermana Celina con fecha de 15 de agosto de 1892:

 

J.M.J.T.

Jesús + 15 de agosto de 1892

Celina querida:

No puedo dejar salir la carta1 sin añadirle unas letras. Para ello, tengo que robar

unos instantes a Jesús. Pero él no se enfada por eso, pues es de él de quien

hablamos juntas y sin él ninguna conversación puede el menor atractivo para

nuestros corazones... Celina, las vastas soledades y los horizontes maravillosos que se abren ante ti3 deben de hablar mucho a tu alma. Yo no contemplo todo eso, pero digo con san Juan de la Cruz:

 

«Mi Amado las montañas,

los valles solitarios, nemorosos, etc».... Y este Amado instruye a mi alma, le habla en el silencio, en las tinieblas... Últimamente me ha venido [1vº] un pensamiento que necesito transmitirle a mi Celina. Un día, mientras pensaba qué podría hacer para salvar almas, unas palabras del Evangelio me llenaron de luz. Una vez, Jesús decía a sus discípulos, mostrándoles los campos de mieses maduras: «Levantad los ojos y contemplad los campos, que están ya blancos para la siega». Y un poco más tarde: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores».

¡Qué gran misterio...! ¿No es Jesús todopoderoso? ¿No son las criaturas de quien las ha hecho? Entonces, ¿por qué dice Jesús: «Rogad al Señor de la mies que envíe trabajadores»? ¿Por qué...? ¡Ah!, es que Jesús siente por nosotras un amor tan incomprensible, que quiere que tengamos [2rº] parte con él en la salvación de las almas. El no quiere hacer nada sin nosotras. El creador del universo espera la oración de una pobre alma para salvar a las demás almas, rescatadas como ella al precio de toda su sangre.

Nuestra vocación no consiste en ir a segar en los campos de mieses maduras. Jesús no nos dice: «Bajad los ojos, mirad los campos e id a segar». Nuestra misión es más sublime todavía. He aquí las palabras de nuestro Jesús: «Levantad los ojos y mirad». Mirad cómo en mi cielo hay sitios vacíos, a vosotras os toca llenarlos, vosotras sois mis Moisés orando en la montaña, pedidme trabajadores y yo los enviaré, ¡no espero más que una oración, un suspiro de vuestro corazón...! El apostolado de la oración ¿no es, [2vº] por así decirlo, más elevado que el de la palabra? Nuestra misión, como carmelitas, es la de formar trabajadores evangélicos que salven millares de almas, cuyas madres seremos nosotras... Celina, si no fueran éstas las palabras mismas de nuestro Jesús, ¿quién se atrevería a creerlas...? ¡Me parece tan hermoso nuestro destino!, ¿qué tenemos que envidiar a los sacerdotes...? ¡Cómo me gustaría poder decirte todo lo que pienso! Pero no tengo tiempo, ¡comprende tú todo lo que no puedo decirte por escrito...!

-----------------

El día del santo de Juana5 felicítala de nuestra parte con un ramito de flores; la

Regla no nos permite a nosotras hacerlo, pero dile que, precisamente por eso,

pensaremos aún más en ella. Da a todos un abrazo de mi parte y diles todo lo mejor que se te ocurra. Si encuentras brezo, me encantaría.

 

Tu Teresa del Niño Jesús

 

 

FECHAS PARA RECORDAR...

1 de octubre: Santa Teresita del Niño Jesús, Patrona de las Misiones. Su conmemoración al inicio del “Octubre Misionero” es un estímulo para la oración intensa, para el diálogo con Cristo y para la intercesión por los misioneros.

7 de octubre: Doctorado de San Juan de Ávila. Su figura sigue siendo de gran actualidad, también como misionero, aunque por obediencia tuvo que renunciar a salir a la misión. Su ejemplo y su palabra siguen siendo ejemplo y testimonio de entrega e inquietud misionera.

En el mismo día La celebración de Nuestra Señora, la Virgen del Rosario. Cualquier día es propicio para rezar el Rosario Misionero. Pero este día lo es especialmente. Se puede añadir a las propias intenciones la siguiente oración: "Acompaña, oh Señor, a tus misioneros en las tierras por evangelizar; pon las palabras justas en sus labios, haz fructífero su trabajo" (Beato John Henry Newman).

 

(En archivo adjunto ponemos el rosario misionero acompañado de las intenciones y la oración propia de cada uno de los continentes. También van las letanías misioneras).

 

 

Compromiso




Documentación: docEl Santo Rosario.rar

enviar por email Imprimir

« "OCTUBRE, MES MISIONERO" Teresa de Lisieux, una misionera a contramano. »