martes, 17 de septiembre de 2019

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

membrete



ISAMIS SIGUE SEMBRANDO VIDA

FOTO

isamis...


Nuestra Iglesia de San Miguel de Sucumbíos sigue “sembrando vida”, sigue llevando el mensaje de Jesús, el Maestro, el Señor. Y es necesario hoy especificar, porque el mensajero era el otro Jesús, el de Isamis, el del Vicariato de San Miguel de Sucumbíos.

Los que participamos en la celebración de despedida, el día 2 de julio, vivimos sentimiento encontrados. Se quebraba la voz por la emoción, aparecían las lágrimas que expresaban el dolor, la pena… el hermano, el amigo, el compañero… que se iba y nos dejaba tristes.

Pero al mismo tiempo había alegría y esperanza, porque “ya teníamos un santo propio, nuestro”. A algunos les puede sonar a herejía, pero era el sentimiento que afloraba en muchos de los presentes. Sentíamos a Jesús presente, con su alegría, con su sonrisa contagiosa, con su espíritu animoso invitándonos a vivir el momento con alegría y esperanza. “Además de tu cara, cuál es tu problema?”, nos decía. No hay motivo para la tristeza, tenemos que estar alegres y vivir intensamente cada momento.

“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere queda solo; pero si muere da mucho fruto” (Jn 12,24).

Y qué bonitos frutos han ido apareciendo en estos días, en torno a la vida y la muerte de nuestro hermano Jesús.

Esa red de amistad, de fraternidad y de oración que ha surgido. Esas nuevas relaciones que se han creado. Una red de cariño, solidaridad, fe, esperanza y amor que hemos ido tejiendo con sueños, semillas y huellas de Reino, con Gonzalo, con nuestro Arroyo y con tantas personas que hoy queremos vivir esta Pascua definitiva del Padre Jesús,  para que nos conforte y nos sintamos arropados entre nosotros/as y por la Trinidad a la que ofrecemos el testimonio de nuestro ser y sentir comunitario”. 

Se han multiplicado los hijos, las hijas, los hermanos, las hermanas, los padres y las madres. Y en este último tiempo con persecuciones hasta la muerte. Ojalá podamos morir como ha muerto él ya que hemos compartido vida y esperanzas con él. Esta Iglesia pierde un gran hombre, un hombre de Dios y por serlo, un hombre de los pobres que no ha sucumbido al mal, no ha terminado abandonándola, se ha quedado en ella, como Juan de la Cruz, como Teresa de Jesús. Y esto es un motivo de consuelo, satisfacción. Ese testimonio es la muestra más grande de que Dios nos quiere mucho. Sabemos que va por delante y está con nosotras”.

Estos testimonios recogen algo de lo que hemos vivido estos días en torno a nuestro hermano Jesús. Una vida intensa, llena de Dios, que al romperse ha derramado esa suave fragancia y esa luz brillante que nos ha llenado de vida y de esperanza y que ha llegado a todos los rincones. “Una vida con un profundo amor a esta tierra de Sucumbíos, y con un alto nivel de espiritualidad”, como nos recordaba Mons. Mietto en la invitación a la celebración de su Pascua en Lago Agrio el día martes 3 de julio.

ISAMIS SIGUE SEMBRANDO VIDA.


enviar por email Imprimir

« GRACIAS, LUISITO FELIZ CUMPLEAÑOS, JESÚS!!! »