lunes, 06 de abril de 2020

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

gijon

Gijón



CON MOTIVO DEL DÍA DEL "DOMUND"

¡UN BRINDIS POR NUESTROS MISIONEROS!

FOTO

CON MOTIVO DEL “DOMUND”

Todos hemos  cantado  en alguna despedida, o por lo menos  oído cantar, esa canción que dice que “algo se muere en el alma, cuando un amigo se va”. Y quizás, por los ecos, puedo percibir que son unos cuantos los que piensan que “algo se ha muerto en el alma de nuestra Provincia de San Juan de la Cruz, con esta decisión que ya venía gestándose desde hace tiempo, y que nuestros Superiores han  ratificado en Londrina días pasados: que la Delegación de Ecuador, incluida nuestra Misión de Sucumbíos, pase a ser Delegación de Colombia.

Como Delegado de Misiones en nuestra Provincia quiero entender que es lo más acertado y lo más conveniente para la Delegación, para nuestra Misión y para nosotros, por más que haya decisiones que dejen heridas en el alma, acompañadas de mucho dolor. Los que procedemos de pueblos agrícolas, sabemos el duro proceso que conllevan los injertos de plantas o frutales: cortes, adaptación, recuperación, crecimiento hasta que den las flores o los frutos deseados.

El que la Misión haya pasado a otras manos más cercanas no significa que nos desentendamos de ella y de las gentes que en ella quedan trabajando de momento; son hermanos nuestros, de nuestra misma Provincia. El P. Provincial, a mi parecer sabiamente, nos ha aconsejado el continuar trabajando en la ONG “AMISAMIS”, con todo lo que implica de comunión, colaboración y ayuda con los misioneros. Igualmente invita a mantener y acrecentar, dentro de lo posible, los grupos misioneros que en nuestras casas existen. La ilusión con que viven sus actividades, su trabajo y oración a favor de las misiones… constituye una riqueza que no podemos perder. 

En este domingo de las Misiones la Iglesia universal nos hace una llamada a despertar nuestro espíritu misionero, a veces adormilado, para dar respuesta con la vida a esa petición disimulada que nuestro mundo nos sigue haciendo, eco de aquella otra que los griegos hicieran un día a Felipe: “Queremos ver a Jesús”.

Sabemos que es también día propicio para rezar por los misioneros, especialmente por los nuestros, a quienes queremos saludar cordialmente. Por ellos brindaremos, sabedores de la maravillosa labor que están desempeñando lejos, enviados por ese Dios que, como nos dice la primera lectura, oye los gritos, las quejas y las súplicas de los oprimidos y los pobres; y enviados también por nuestra Provincia San Juan de la Cruz. Que nuestro cariño mantenga siempre vivo el recuerdo de nuestros misioneros, así como nuestro apoyo y colaboración con ellos. ¡FELICIDADES, MISIONEROS!

Invito a los que son responsables del tema misionero en cada una de nuestras casas a hacer uso de todos los materiales que tienen a disposición, los que nos hayan llegado con motivo del Domund y los que hemos enviado anteriormente referidos más concretamente a nuestra misión de Sucumbíos. ¡Gracias!

    




enviar por email Imprimir

« VIGILIA MISIONERA DEL DOMUND ENCUENTRO FRATERNO EN GIJÓN »