lunes, 16 de septiembre de 2019

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

bannerIberica

Guayaquil



LOS LLEVARE EN MI CORAZON

CORAZON

FOTO


Hola queridos Hermanos de la Provincia, muchas gracias por tanta Bondad. Sólo Siembras claridades Señor de la Vida. Hoy día 15 de octubre finalizan mis servicios pastorales que la Orden del Carmen me ha encomendado durante más de 11 años en el gran Guayaquil. Coincidencia en el día de la Santa Madre Teresa de Jesús, OCD. Momentos especiales de tanta vida que nos infunde sólo la Bondad inmensa de Dios. Agradezco el apoyo decisivo de mis hermanos de la Comunidad que en todos estos años me han enseñado el sentido de nuestra vida, y allí estuvo Mons. Aníbal en el último almuerzo en Guayaquil, ayudando incluso en hacer las maletas, qué trabajos. Y nuestros hermanos de los Grupos de todas las edades dando el saludo de despedida. Cosas de la vida, vivir la vida, qué gozo, amar y ser amado. Sólo Dios lo puede hacer posible. Con el P. Vidal me acerqué a despedirme como un susurro su bendición, como siempre me había dado su Bendición y ahora igual lo he sentido.

Muchas gracias de todo corazón, P. Pablo , P. Ferney, continúan este hermoso camino del Carmelo en Guayaquil y por suspuesto P. Vidalito, que sin su aliento continuo nada de lo que he vivido sería posible.

Gracias P. Carmelo por sus palabras de fuego, de gozo. Ahora empiezo otro caminar, pido sus oraciones y pido perdón por todas mis faltas, que son muchas y grandes. De todas maneras pido su oraciópn cercana y amiga para seguir encendiendo el Fuego, o mejor dicho que el Fuego me encienda cada vez más a mi pobre persona.

Cualquier información extra se la haré saber por medio de N. P. Provincial, P. Pedro Tomás, o N. P. Delegado Provincial P. Carmelo, y en este camino de trancisión a N. P. Provincial colombiano.

LOS QUIERO MUCHO, LOS LLEVARE EN MI CORAZON, CORAZON.

GRACIAS POR TODO.



Documentación: docAlejandro_Sanz_-_Corazon_Partio.mp3

enviar por email Imprimir

« ZAMBULLIRSE EN EL MISTERIO EL GOZO DE SEGUIR »