lunes, 06 de abril de 2020

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

bannerIberica

Gijón



JORNADA DE LAS VOCACIONES Y DE LAS MISIONES CARMELITANAS

FOTO

Estamos celebrando, bajo la mirada amorosa y atenta de la Madre del Carmelo, la Novena, un tiempo que dedicamos a cantar gozosos las alabanzas de María y a intensificar el amor que, como respuesta de hijos, le debemos. Y qué menos que de los nueve días dediquemos uno, el domingo, a dar gracias a Dios por la dimensión vocacional y misionera de nuestra vida carmelitana, y a pedir al “Dueño que la mies” que siga enviado obreros a la “viña” del Carmelo, hombres y mujeres libres y disponibles que transformen su existencia en un servicio desinteresado a favor de la Iglesia y de la humanidad.

Celebrar “el día de” conlleva el peligro de caer en un festejo que se ciñe a 24 horas,  y se olvida el resto del año. No será así entre nosotros. Si dedicamos un día a intensificar la atención por las vocaciones y las misiones carmelitas es para valorar, como se merecen, los tesoros que esconde nuestra familia carmelitana. Y como somos “animales de costumbres”, es fácil que nos acostumbremos a disfrutar de esos tesoros sin reparar demasiado en la gracia que cada día nos acompaña por el hecho de ser “hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo” y portadores de una misión de amor y servicio. Este día es un “despertador” que nos ayuda a tomar conciencia de la riqueza del Carmelo y de la necesidad de dar de ella testimonio.  

Qué a propósito las lecturas que nos brinda la Palabra de Dios en este domingo, llamándonos a descubrir en nuestro interior esa ley del amor que el Creador allí ha escondido (1ª lectura). Y ¿qué es nuestra vocación Carmelita sino introducirnos en las profundidades de nuestra alma para descubrir allí al Dios Amor que nos habita y que nos llama a amar con su mismo amor? Que nuestra Madre la Virgen haga crecer la familia del Carmelo con nuevas gentes que gusten de esa interioridad.

Ese amor de Dios nos obliga a salir como buenos samaritanos, con corazón rebosante de  misericordia, en busca de “heridos al borde del camino”, a quienes nuestra sociedad del mil formas ha golpeado bravamente, ha robado sus pertenencias y ha abandonado malheridos (Evangelio). Nuestros misioneros son pioneros en este compromiso evangélico, dejando a un lado su vida programada con ocupaciones lícitas, para cuidar incondicionalmente a  tantas personas despojadas hasta de su dignidad.

Si María nos remite a Cristo con aquel imperativo de  las Bodas de Caná: “haced lo que  Él os diga”, hoy Cristo nos remite a los convertidos en víctimas de una sociedad que “golpea y saquea” de forma inmisericorde: de ellos tenemos que hacernos “prójimos”, a ellos tenemos que “aproj(x)imarnos” sin mirar hacia otro lado y menos pasar de largo: “Haced vosotros lo mismo”. ¡FELIZ DÍA para todo el Carmelo!

                                                                                                                                                      

(En archivo adjunto ponemos a disposición de toda la Provincia las moniciones que tan sabia y amorosamente ha preparado el P. Manuel Ordóñez, al que agradecemos de corazón su colaboración. Como se acordó en el Consejo Provincial, la colecta del fin de semana se la hacemos llegar al Ecónomo Provincial.Gracias a todos por vuestra entrega y ayuda).



Documentación: docT. Ordin. 15 (11 julio) (guión).doc

enviar por email Imprimir

« FIESTA DEL CARMEN EN GIJÓN FIN DEL ENCUENTRO DE PÁRROCOS »