jueves, 19 de septiembre de 2019

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

membrete

Guayaquil



Oremos por el P. Vidal

En la ciudad de Guayaqui, con su ritmo siempre acelerado, un hermano nuestro está entregando la vida a Dios. En estos momentos de debilidad extrema por los que atraviesa el P. Vidal, la mejor manera de hacerle sentir la compañía de los hermanos que se le prometió en su Profesión como carmelita teresiano, es orar por él. Los hermanos de Guayaquil -Pablo, Edgar y el postulante Robin-, con una atención fraterna impresionante, aconpañándole día y noche, simbolizan el deeo que todos tenemos de estar cerca de él, de hacer sobre él la señal de la cruz, de poner en sus labios las palabras confiadas que el P. Vidal quisiera decir en esta hora al Padre de la ternura, de prodigarle todos los cuidados que necesita. En este momento en que el P. Vidal está sumido en las cañadas oscuras, todos nosotros levantamos la lámpara de la fe, sostenemos su esperanza, alentamos la llama de su amor, para que se ponga en las manos amorosas de Cristo Salvador, en las manos de la Madre del Carmelo. Un abrazo para todos. Pedro, provincial.



enviar por email Imprimir

« Esuchando la sinfonía del silencio de las palabras Volar los vuelos del Espíritu »