lunes, 01 de marzo de 2021

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

gijon

Gijón



CELEBRANDO LA FIESTA DE STA. TERESA.

FOTOComo culminación de una jornada teresiana, celebramos en nuestra Parroquia de Begoña la Eucaristía que tuvo la delicadeza de presidir nuestro obispo Raúl Berzosa, siempre tan cercano y afecto a los Carmelitas. En su homilía jugosa y sustancial, nos dejó un decálogo teresiano, que nos dignamos compartir, por si a otros puede ayudar:  

 "¿Cuáles serían las lecciones de Santa Teresa para vivir nuestro cristianismo hoy?". Las resumo en forma de decálogo:


§                                           Ante un mundo secularizado, que vive como si Dios no existiera, tengamos una fuerte experiencia de Dios.


§                                           Ante un mundo disperso y que no encuentra sentido ni razones para vivir, es decisivo el testimonio de una vida plena y con sentido, anclada en Jesucristo.


§                                           Ante un mundo violento e intolerante, hay que ser expertos en comunión y fraternidad.


§                                           Ante un mundo en carrera por el poder y por el éxito, vivir el sello de la virginidad como expropiación de vida y entrega total a Cristo y a los hermanos.


§                                           Ante un mundo lleno de desigualdades e injusticias, sabernos cuerpo de Cristo y voz de los Sin voz.


§                                           Ante un mundo que valora a la persona sólo por su rentabilidad, afirmar el valor y la dignidad únicos de cada persona por encima de la eficacia y del tener.


§                                           Ante un mundo sellado por la indeferencia y la superficialidad religiosa, una experiencia fuerte y coherente del Dios vivo.


§                                           Ante un mundo que promueve la cultura de la muerte, hacer posible la civilización del amor y de la vida.


§                                           Ante un mundo que sólo desea una globalización económica, hacer realidad la universalización del Espíritu y de la catolicidad.


§                                            Ante un mundo que sólo encuentra a un Dios lejano, mostrarle la cercanía de un Dios encarnado, Esposo y Señor de la historia, hasta poder exclamar: Señor, me has enamorado y cautivado. No vivir sin Ti. Tanto me has dado y aún busco más! No anhelo sólo tu agua: deseo beber en tu manantial. No anhelo solo tus umbrales: deseo entrar en Ti. No anhelo sólo tus dones: quisiera fundirme en abrazo eterno y duradero, en Ti, Jesucristo, respuesta y plenitud, mi Señor y mi Dios, mi Salvador y mi Esposo".


 

                                                     (Mons. Raúl Berzosa).


enviar por email Imprimir

« MATERIALES DOMUND COMENTARIO DEL EVANGELIO »