sábado, 16 de octubre de 2021

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?


Por aquí saldrán noticias de la Ibérica

bannerIberica

Gijón



REUNIÓN DE ANIMADORES MISIONALES EN LEÓN

FOTO

Ponemos a disposición de todos, un resumen de lo dialogado en la reunión de ANIMADORES MISIONALES de la Provincia, habida en León el sábado 4 de julio.

 

REUNIÓN DE ANIMADORES MISIONALES EN LEÓN

 

Con fecha de 4 de julio de 2009 nos reuníamos en San Lorenzo de León, a cuya comunidad agradecemos su grata acogida, la mayoría de los convocados por el P. Delegado Provincial. Todos tuvimos que hacer para ello nuestro sacrificio, por lo que suponía de desplazamientos y de inversión de una mañana de sábado, ya tan cerca de la novena del Carmen. ¡Gracias por vuestro esfuerzo! Agradecemos también la presencia del P. Provincial apoyando la labor. 

Los nombres de los presentes: P. Provincial, P. Juan Cantero (Misión),  P. Pedro Rodríguez (Burgos-Enfermería), P. Roberto (León), P. Ángel Gutiérrez (Coruña), P. Leoncio Mulero (Oviedo), P. Pedro Saiz (Burgos-Virgen del Carmen), P. José Manuel Arribas (Burgo de Osma), P. Carlos Medina (Paraguay-Uruguay), Fray Rafael (Soria), Martina (Grupo misionero de Gijón), Hortensia (Grupo misionero de León), Puri (Amisamis), P. Fidel Gil (Delegado).

Comunicaron su ausencia y mandaron su información los PP. Javier Fuente (Tenerife), José Alberto (Reinosa) y Juan Berdonces (Misión).

Tras una oración y la obligada y rápida presentación de todos, el P. Delegado pasó a exponer brevemente los pasos dados hasta ahora y los objetivos de la reunión:

·        Dinamizar el espíritu misionero de la Provincia.

·        Conocernos todos los implicados en la tarea de la animación misionera para mejor comunicarnos y más ayudarnos.

Se dio la palabra después al P. Juan Cantero que nos dio a conocer la situación de la misión en la actualidad, su realidad, dificultades y problemas y sus esperanzas.

     Dialogamos a continuación sobre la necesidad de impulsar el espíritu misionero de nuestras comunidades religiosas hacia dentro y en su actividad pastoral. Y como acciones concretas se anotaron las siguientes:

·        Al igual que existe un día al mes para rezar en todas las casas por las vocaciones carmelitas, fijar otro día apropiado para rezar por nuestras misiones y misioneros.

·        Aprovechar la presencia de los misioneros y de carmelitas venidos de las otras presencias de América, para hacerse presentes en las diversas comunidades y convivir y compartir con algún día.

·        Dar suficiente realce al día de la novena de la Virgen del Carmen que ya está establecido para orar por las vocaciones y las misiones carmelitas.

·        Aprovechar en nuestro apostolado las diversas jornadas que la Iglesia universal o diocesana tienen marcadas como misioneras (DOMUND, INFANCIA MISIONERA, MISIONES DIOCESANAS, etc.) para dar a conocer también algo de nuestra misión carmelita.

Hablamos también de los grupos misioneros existentes, sus actividades y las dificultades para crear otros nuevos donde no existen:

·        Se vio la necesidad de elaborar un ideario para los grupos, que los dé una cierta unidad.     

·        Se veía también la necesidad de la formación espiritual misionera de los integrantes de los grupos, para evitar que todo quedase en un puro activismo. Y se pedía que una vez al mes se enviase a todos los grupos un tema común de reflexión, estudiando diversos aspectos de la vocación misionera.

·        Se exigía también una mayor información sobre el destino y la inversión de los donativos enviados por los grupos a la misión.

Se nos informó a continuación de la situación actual de AMISAMIS y de sus actividades. Se veía necesario darla más a conocer y promocionar para alcanzar mayor número de socios, mediante propaganda ofrecida en las jornadas misioneras.

Pasó a hablarnos de la labor misionera de Paraguay-Uruguay el P. Carlos Medina, y partiendo de que de alguna manera son también ámbitos de misión las presencias carmelitas de esos países, de Bolivia y del resto de Ecuador, se vio conveniente nombrar interlocutores en esos países con el fin de una comunicación con ellos para lograr también una mayor comunicación y servicio en sus tareas misionales. Una forma concreta de apoyarlos es despertando en el corazón de las gentes la generosidad para que ayuden con becas para los estudiantes carmelitas de esas casas.

Y sobre la posibilidad de hacer una concentración misionera anual, al estilo de la que se viene haciendo con la de la Familia Carmelitana, se pensó que era multiplicar los entes, con las complicaciones que trae consigo. Y se hizo la propuesta de que cada tres años la concentración de la Familia Carmelitana que se haga, tenga este matiz misionero. 

 

En una de sus intervenciones el P. Provincial sacó a la luz la dolorosa inquietud y constante preocupación que todos llevamos con nosotros en nuestra labor pastoral. Ampliando el término “misión” y refiriéndolo a las actividades que como cristianos y como comunidades tenemos planteadas en todas nuestras casas, nos preguntaba qué y cómo hacer para llegar no solamente a la gente que viene a nuestros templos, que es una minoría, sino para hacer que en nuestra misión lleguemos a ese número grande de gentes que se han alejado o viven indiferentes y ajenos a la fe y a Dios.

Y otro punto que dejaba el P. Provincial en el aire, con necesidad de ser respondido en futuras reuniones hacía referencia al apoyo que podemos brindarnos entre las diversas comunidades para responder mejor a los desafíos y tareas que tenemos entre manos y llevamos adelante.

Temas, como vemos, urgentes que nos obligarán a otras reuniones para ahondar e hincar el diente a cuestiones nada fáciles. 

 

Y con una comida compartida en fraternidad, como se puede apreciar en la foto, se terminó la reunión, volviendo cada uno a su hogar y comunidad. Creo que la experiencia del encuentro fue positiva y que mereció la pena el esfuerzo por parte de todos para reunirnos y dialogar fraternalmente, aportando nuestras ideas al tema misionero y enriqueciéndonos todos.

Si de algo o de alguien me olvidé, se admiten correcciones. ¡Gracias por vuestra disponibilidad que se hizo presencia colaboradora una vez más!

enviar por email Imprimir

« ORACIÒN POR LAS VOCACIONES Y LAS MISIONES P. JUVENTINO, 50 AÑOS DE VIDA SACERDOTAL »